MIGRACION HUMANA (Pedro Scarano)

Concepto, significado, historia, consecuencias,

LA MIGRACIÓN EN EL MUNDO

Magnitud, cifras, geografía

EL PROCESO MIGRATORIO

Causas, viaje, beneficios, etc.


MIGRACION HUMANA

Lo que más llamó la tensión de Chuck Juhn fue el silencio. A su lado pasaban cientos, miles de personas cuyas voces habrían hecho estremecerse un estadio, pero iban silenciosas. Tan solo caminaban, tantas, que llenaban la carretera de un borde al otro hasta donde Juhn alcanzaba a ver, y todo lo que oía era el suave sonido de los pies sobre el sendero. La gente empleaba sus últimas fuerzas en seguir avanzando. Juhn miembro de una organización estadounidense de ayuda que estaba en Rwanda en la época, recuerda: "Cuando la gente está al límite de sus fuerzas no se ocupan fruslerías en absoluto. Estaban tan agotados y flacos que parecían pertenecer a otra realidad".

Él había sido testigo de una las migraciones humanas más numerosas de los últimos años. Ocurrió en Diciembre de 1996. Era el retorno repentino de más de 450 mil refugiados ruandeses de los campos de Tanzania a su país natal, después de las sangrientas revueltas de 1994 y 1995. Obligados a abandonar Tanzania a causa de los plazo límite fijados por el gobierno, los refugiados dejaron vacíos los enormes campamentos en menos de una semana e iniciaron el regreso a su país. Juhn finalmente comentaba: " Me alegra haberlo visto, pero no quiero volver a contemplar nada semejante nunca".

Los desplazamientos de miles de personas rara vez son tan repentinos o notorios; pero algo semejante ocurre todos los días. En la mayor parte del mundo, tras su apariencia relativamente estable, se produce el mismo fenómeno, en el tipo de desplazamientos numerosos, casi en el mismo silencio. En los aeropuertos, puertos marítimos y estaciones de tren, a lo largo de fronteras boscosas y aún donde el acero y alambre de púas forman barreras que parecen impenetrables, miles y miles de personas van en camino hacia algún nuevo hogar. No hacen mucho ruido, pero cambian el mundo.

El término migración humana es un concepto vago; La gente piensa por lo general en el tránsito permanente de personas de un hogar a otro; en un sentido más amplio, no obstante, la migración se refiere a todas las formas - desde el desplazamiento estacional de los trabajadores agrícolas dentro de un mismo país hasta el traslado de refugiados de un país a otro- en que la gente aplaca la fiebre o la necesidad de cambiar de lugar de residencia.

La migración es significativa, peligrosa, imperiosa. Es el Exodo, Ulises, la batalla de Azincourt, los barcos vikingos en alta mar rumbo a Islandia, las naves de esclavos y la guerra civil, el desplazamiento secreto de refugiados judíos a través de los territorios ocupados durante la Segunda Guerra Mundial. Son 60 millones de europeos que abandonaron su hogar entre los siglos XVI y XX. Son 15 millones de hindúes, sijs y musulmanes desarraigados por la tumultuosa reorganización de ciudadanos entre India y Pakistán después de la división del subcontinente en 1947. A medida que el siglo se acerca a su fin, la migración, con u inevitable agitación económica y política, ha sido llamada "uno de los grandes retos del próximo siglo".

Pero es mucho más que eso. Es, como siempre ha sido, la gran aventura de la vida humana: contribuyó a crear al ser humano, lo llevó a la conquista del planeta, dio forma a nuestras sociedades y promete darles una nueva silueta.

"Llevamos un libro de historia escrito en los genes", dice Spencer Wells; y el libro que él está tratando de leer empieza mucho antes de que fuese escrita la primera palabra: es la historia de migración.

Wells, genetista de la Universidad de Stanford, pasó el verano de 1998 con tres colegas explorando las remotas regiones de Transcaucasia y Asia central en busca de gotas de sangre. En la sangre, donada por la gente que encontraba a su paso, buscará la historia que los indicadores genéticos puedan contar sobre los largos senderos que la vida humana ha seguido por todo el ancho mundo.

Los estudios genéticos constituyen la última técnica empleada en el prolongado esfuerzo del hombre moderno por averiguar de dónde proviene; pero, como quiera que se rastreen esos senderos, la historia fundamental es simple; el hombre ha estado en movimiento desde que era hombre. Si los primeros humanos no se hubiesen desplazado y mezclado tanto como lo hicieron, probablemente habrían seguido evolucionando en diferentes especies. La mayoría de los científicos concuerda en que, desde los inicios en Africa, los grupos de cazadores - recolectores se dispersaron, imantados por los confines de la Tierra.

Según el demógrafo Kingsley Davis, fueron dos los factores que provocaron la migración: en primer lugar, gracias a sus herramientas y su lenguaje, los seres humanos podían adaptarse a diferentes condiciones de vida sin tener que aguardar a que la evolución los hiciera adecuados para un nuevo hábitat; en segundo lugar, a medida que crecían las poblaciones, las culturas comenzaron a diferir, y se desarrollaron las desigualdades entre los grupos. El primer factor nos dio las llaves de las puertas de todos los rincones del planeta; el segundo nos dio las razones para usarlas.

Es difícil pensar en un gran suceso mundial que no implicase la migración: las religiones producían peregrinos o colonizadores; las guerras iban desplazando refugiados y dejando tierras disponibles para los conquistadores; los trastornos políticos desplazaban a miles o millones de hombres; las innovaciones económicas atraían a los trabajadores y los empresarios como imanes; los desastres ambientales, como el hambre o las enfermedades, empujaban a los escuálidos sobrevivientes a dondequiera que pudiera renacer la esperanza.

Pedro Scarano
ANL ®1999
(Agencia de Noticias latinoamericanas)

http://www.civila.com/poblacion/migraciones/index.htm


 

LA EMIGRACIÓN EN EL MUNDO

Las migraciones internacionales en gran medida escapan toda previsión. El número de inmigrantes en situación regular se cifra en 100 millones en todo el mundo, número al que hay que añadir de 10 a 30 millones de emigrantes en situación irregular. En el curso de un siglo, las migraciones internacionales se han frenado notablemente y últimamente las políticas demográficas de la mayoría de los países del Norte y del Sur han tendido a reducir aún más los flojos –centrándolos en necesidades específicas del mercado de trabajo y en la inmigración de mano de obra cada vez más cualificada--. Más de dos millones de personas llegan todos los años a los países del Norte, sin contar los clandestinos. En algunos países el número de éstos últimos puede ser importante: por ejemplo los que entran clandestinamente en Estados Unidos, según estimaciones, equivalen al total de los emigrantes oficiales.

Sin embargo, la migración Sur-Norte oculta las corrientes Sur-Sur, que son aún más importantes: si en el transcurso de los últimos 30 años, 35 millones de personas han abandonado los países del Sur para ir a los del Norte, el número de personas que viven en un país distinto del que han nacido se cifra en 85 millones a escala del planeta (según la Oficina Internacional del Trabajo), o incluso en 100 millones (según el FNUAP).

En muchas partes los conflictos han desplazado poblaciones enteras: más de 6 millones de afganos (33% de la población) huyeron al extranjero entre 1979 y 1994 (ACNUR). Más de un millón de Bosnios fueron desplazados al interior de la República de Bosnia en diciembre 1995.

Cómo evolucionarán las migraciones en los próximos años? La idea más extendida es que se incrementarán hacia los países del Norte, y dado que estos países se inclinan en cerrar sus fronteras, aumentaría la migración clandestina. Sin embargo parece que la mayor atracción se dará entre países del Sur mismo, cuyas economías tienden a diversificarse, demandando mano de obra. La migración también afectará a los técnicos y profesionistas. Resulta obligado resaltar los logros económicos de países que se benefician de unos saldos migratorios fuertemente positivos desde hace varias décadas, como ocurre en EEUU.