TRABAJO FORZADO

 

 

I. ALGUNAS FORMAS DE TRABAJO INFANTIL

El trabajo infantil es un fenómeno que afecta a 120 millones niños y niñas de todos los continentes.

INDIA: Son niños esclavos los que realizan el tejido de alfombras valoradas en todo el mundo. Con engaños se les recluta y ya no pueden salir de esos internados.

EGIPTO.- Niños en la recolección de flores para perfumes franceses. Su tamaño y sus manos delicadas favorece el manejo de los jazmines. Trabajan hasta diez horas diarias. Se les levanta a la 1 de la mañana, pues hay que cortar las flores con luna, para su perfume. Lo que se les paga en los cuatro meses de cosecha equivale a un frasco pequeño de perfume. Muchos abandonan sus estudios por esta razón.

Niños en curtidurías. Trabajan en condiciones peligrosas (en aguas envenenadas, con pies descalzos entre clavos). Muchos de ellos sostienen su hogar. Se les priva de sus estudios.

COLOMBIA.- Niños en las minas de carbón. Realizan trabajos muy pesados, que requieren toda su fuerza. Con su trabajo ayudan a sus padres o sostienen su casa y sus estudios.

ESTADOS UNIDOS.- En las granjas del sur, niños mexicanos ayudan a sus padres en la cosecha. Se les paga menos de un dolar diario. Comen mal y no pueden reclamar.

RUSIA.- Con el consumismo, muchos niños en la calle. Han abandonado sus estudios y se dedican como vendedores ambulantes, empleados por algunos de forma ilegal. En las ´carceles, se les somete a trabajos rutinarios en serie.

 

DERECHO INTERNACIONAL:

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) adoptó la Convención sobre el Trabajo Infantil, el 19 de noviembre del 2000. Con este nuevo instrumento jurídico, la comunidad internacional pretende combatir algunas de las manifestaciones extremas de estos abusos, como la prostitución infantil, la utilización de niños para actividades ilícitas y toda forma de trabajo que, por propia naturaleza o por sus circunstancias, puede comprometer la salud, la seguridad o la vida moral de los niños.

Zenit, 19 noviembre 2000.

ZS00112006

TRABAJO FORZADO EN EL MUNDO

Resumen de "Slavery: Worldwide Evil ", de Charles Jacobs.

Puede verse íntegro en la sección en Inglés de esta WebSite

 

 

Abdul Momen viajaba a su ciudad Tungipara, a 25 millas de Dhaka, capital de Bangladesh, donde 1000 niños, la mayor parte niñas, se habían reportado como perdidas. Habían sido contratados para trabajar en el Golfo Pérsico; pero ya no tenían noticias de ellos. Se rumoreaba que eran víctimas de mercaderes de esclavos, que los habían vendido. Las niñas fueron a parar a los burdeles de la India y de Pakistán, y los niños, fueron enviados al Golfo como "jockeys" de camellos. Momen, jefe del "Women and Children International", comprobó que era verdad.

 

INDIA: NIÑOS ESCLAVOS TEJEDORES DE ALFOMBRAS

Santosh niño de 5 años, estaba jugando con sus amigos en su pueblo Bahar cuando un grupo de hombres los subió a un jeep y les ofreció llevarlos al cine. Pero fueron conducidos 400 millas hasta Allahabad, `` el cinturón de la alfombra '' y vendidos como esclavos. Encerrados en un cuarto, no se les dió de comer hasta que él aceptaron tejer en los telares. Santosh hizo alfombras orientales durante nueve años, trabajando todos los días, sin descanso, de las 4:00 de la mañana a las 11:00 de la noche. Cuando se cortó un dedo con una herramienta afilada, el amo del telar le frotó la herida con el azufre de la cabeza de fósforos y le prendió fuego, para que no manchara la alfombra de sangre. Después de haber sido rescatado, Pharis Harvey, director de los Derechos Obreros Internacionales y del Fondo de Educación, Santosh fue descrito como `` casi catatónico, pues no era capaz de ninguna emoción.''

Es difícil dar números, pero en India, el Frente de Liberación Obrero cree que entre 200,000 y 300,000 los niños están involucrados en el trabajo a mano de la industria de la alfombra de lana. Si se incluyen los 500,000 de Pakistán y los 200,000 de Nepal, el número de niños asiáticos que trabaja como un esclavos en la industria de la alfombra puede alcanzar uno millón.

 

HAITÍ: ESCLAVOS CORTAN LA CAÑA DE AZÚCAR :

La próxima vez que usted agregue azúcar a su café, piense en André Prevot. Este joven haitiano de 24 años se encontró con un hombre que le prometió un buen trabajo bueno cercano en el República Dominicana. Pero era el clásico señuelo de los mercaderes de esclavos. `` Él me llevó a la frontera y me vendió a los soldados dominicanos para $8, '' explica Prevot. Una vez en su custodia, sufrió el destino de miles de compatriotas suyos, forzados contra su voluntad a partir caña de diciembre a junio a cambio de poco o ningún dinero.

Aunque muchos haitianos trabajan de buena gana en las plantaciones de azúcar dominicanas (Haití es el país más pobre en el Hemisferio Occidental), hay un déficit perenne de mano de obra. El Concejo de Azúcar Estatal, conocido como el CEA, viola casi todos los códigos obreros internacionalmente reconocidos contra el trabajo forzado. El ejército dominicano recorre el país, arrastra a los haitianos fuera de los autobúses públicos, los arresta en sus casas o a sus trabajos, y los entrega a los campos de azúcar. Según los defensores de humano-derechos, ``Cualquier haitiano puede ser arrestado en la calle y enviado al batey''.

Se tiene a los cautivo en cuarteles atestados y sucios. Son llevados en camiones abiertos a los bateys, al borde de plantaciones de azúcar. No pueden salir. Se les confiscan sus pertenencias, se les dan machetes, y deben trabajar para comer. Si intentan escapar, pueden ser golpeados. Los guardias armados vienen para los esclavos a las 5:00 a.m. y deben cortar la caña durante 12 o 14 horas bajo un sol brutal. Las hojas afiladas de la caña cortan su piel. Comen pez seco y arroz y se les permite beber el jugo de la caña.

 

ESCLAVOS SEXUALES EN EL SUDESTE ASIÁTICO:

`` Lin-Lin'' tenía 13 años cuando murió su madre. Su padre la conectó a una agencia de colocación de empleo que prometió hacerle un buen trabajo bueno y recibió $480 como adelanto. En cambio ella fue llevada a un burdel, donde se sienta en un cuarto numerado con ventana. Los clientes le pagan al dueño $4 la hora para disfrutar a ella. Ella no puede salir hasta que ella pague su deuda que le costó al dueño del burdel, más los intereses y los gastos. Si `` Lin-Lin '' se niega a atender a sus clientes, podría ser golpeada, quemada con cigarros, o mantener su cabeza sumergida en agua hasta que ceda. Si ella intenta escapar, ella podría ser asesinada. De los $4, ella consigue teóricamente aproximadamente $1.60. El dueño guarda su dinero... y los archivos. `` Lin-Lin '' estará allí por largo tiempo.

Cientos de miles de niños de Asia, principalmente muchachas pero también muchachos, ha sido sacados de sus casas y entregados a los burdeles, donde ellos son el combustible de una industria del sexo que crece parte a solicitud de los hombres occidentales y japoneses. Aunque las prostitutas infantiles son usadas por locales asiáticos, algunos países del Sudeste de Asia se han vuelto centros de turismo sexual para los blancos y anillos de pedófilos organizados. Centrado en Thailandia se extendió a lo largo de Asia, este comercio de carne internacional que consume a muchachas desde los ocho años de edad, según Christine Vertucci, funcionario de información con ECPAT.

ESCLAVITUD POR DEUDA:

La esclavitud por deuda continúa esclavizando millones particularmente en Asia. Ellos son entrampados por una obligación que puede pasarse de la generación a la generación. De hecho, debido a los sueldos increíblemente bajos, los cargos de altos interés, y las estafas, nunca puede reembolsarse. Ejércitos de esclavos por deuda --incluyendo a niños pequeños—van a parar al trabajo en canteras de piedra, como criadas, construyendo caminos, tejiendo alfombras, o como prostitutas forzadas. Sin seguridad social teja una malla, una cosecha mala o la enfermedad seria podrían significar inanición; la esclavitud es mejor que la muerte.

También es verdad, según Chis McMahon del Centro para la Protección de los Derechos de Niños (CPCR) en Bangkok que algunas muchachas simplemente son vendidas por sus padres, que se han caído en tiempos demasiado duros--no tanto de una cosecha mala sino por deuda por beber o por problema de narcótico. Algunos, traumatizados por la Televisión, se embarcan adquiriendo un automóvil, una televisión, o una VCR.

 

ESCLAVITUD EN MAURITANIA Y EL SUDÁN:

Es duro creer que la esclavitud por deuda, el trabajo forzado, y la prostitución infantil en el globo; pero es más duro creer que la pura esclavitud de seres todavía no termina. En Sudán y Mauritania, una persona puede volverse propiedad de otro por toda la vida; se puede comprar y vender, se puede comerciar y se puede heredar; se puede marcar con hierro y se puede engendrar. Alang Ajak tenía 10 años cuando fue capturada y se hizo esclava. Fue capturada en una correría por su pueblo en Sudán del sur y marcada con hierro, cuando la esposa de su amo temió que podría perderse. Recientemente ha escapado.

En Sudán, el país más grande de Africa, la esclavitud de objetos está regresando, como resultado de una guerra declarada desde hace 13 años al sur por parte del norte; el musulmán contra el cristiano negro y el animista. Las milicias árabes, armadas por el gobierno, han estado incursionando en pueblos africanos, disparado a los hombres y esclavizado a las mujeres y a los niños. El último se guarda como propiedad personal o se vende. Informes de ASI indican que probablemente ``no hay ningún pueblo en el norte sin sus esclavos negros secuestrados. ''

En marzo de 1994, Gaspar Biro, relator especial de la ONU para los Derechos Humanos informó la existencia en Sudán de lo que podría llamarse mercados modernos de esclavos. Como cualquier artículo, el precio de carne humana en Sudán ha variado con la oferta. En 1988, una arma automática podría comerciarse por seis o siete niños esclavos. En 1989, una mujer o niño de la tribu de Dinka-- personas pastores sumamente altas y orgullosas del Nilo--podría comprarse para $90. En 1990, las correrías aumentaron, el mercado fue inundado, y el precio se cayó a $15. Algunos de los niños se transportan en camión a Libia, según el U.S. la Embajada en Khartoum.

.

Liborio, antigua colonia francesa, tiene la concentración más grande del mundo de esclavos de enseres. En 1993, el U.S. la Sección Estatal estimó que 90,000 negros viven como la propiedad de los árabes africanos Nortes (conocido como Beydanes, o moros blancos). Otras fuentes aumentan a 300,000, incluyendo ex-esclavos, conocidos como haratins, muchos de los cuales continúan sirviendo a sus dueños por miedo o necesidad.

Los esclavos son enseres. Ellos se usan para casa o labor de la granja, para el sexo, y por engendrar. Ellos pueden intercambiarse para camellos, camiones, armas, o dinero. Sus niños son propiedad del amo. Ellos nacen, viven, y mueren como esclavos. Estos africanos de Mauritania se convirtieron al Islam hace más de 100 años, pero aunque el Corán prohibe la esclavitud de compañeros musulmanes, en esta raza está esa religión. De hecho, generalmente se prohiben a los esclavos musulmanes negros de Mauritania que compartan los derechos básicos de otros musulmanes incluso pobres: no pueden casarse, pueden asistir a la escuela, o pueden ir a la mezquita. En 1990, el ampliamente respetado Human Watch/Africa informó que `` la rutina de los castigos para la falta más ligera incluyen palizas, rechazo de comida, y prolongada exposición al sol con las manos y pies atados.

¿QUÉ PUEDE HACERSE?

¿Por qué es esOS esclavos modernos obtienen tan pequeña atención en Occidente, tan orgullos de responder a otras clases de violaciones de los humano-derechos? Mike Dottridge, el el gerente de la investigación de ASI, sugiere que en gran parte se explica por los orígenes de la Guerra Fría en la campaña por los derechos humanos. El enfoque estaba en los derechos políticos y humanos que se estaban violando por los gobiernos abusivos, no por los individuos o las industrias. Víctimas por el Oriente -- disidentes e intelectuales, `` prisioneros de conciencia, '' víctimas de la tortura—fueron defendidos como presión hacia los gobiernos. El caso de esclavitud es bastante diferente. La mayoría del problema es la pobreza abyecta y los métodos sistemáticos empleados por poseedores de poder locales para aprovecharse del débil. Los gobiernos no son la fuente de estos fenómenos—pues los esclavos pueden comprarse fuera o incluso se vuelve coconspirators. Ante tales abusos personales, el gobierno Oriental es impotente: ¿Qué pueden hacer ellos si los grupos de poder locales conspiran para vivir parasitariamente del impotente? ¿Cómo pueden intervenir ellos en la esfera privada, cuándo los abusos vienen de los ciudadanos privados y no de los gobiernos?